Trucos de mantenimiento de embarcaciones para regatistas

Trucos de mantenimiento de embarcaciones para regatistas

El mantenimiento de las embarcaciones es vital cuando se practica la navegación deportiva. Si es tu caso, presta atención a los consejos que a continuación te proponemos para facilitar la tarea y que hagas un uso eficiente y eficaz de tu barco.

Limpieza de la embarcación

Si te mueves en este mundillo sabrás que el mantenimiento se hace en invierno ya que la mayoría de barcos no se mueven de noviembre a marzo. Esto permite, además, dejarlos a punto para el periodo estival, cuando realmente se hace un uso intensivo de los mismos.

Para la limpieza exterior de la nave es conveniente realizar una varada anual del barco, es decir, sacarlo del agua para limpiar el casco de flora y fauna marina. Aprovecha también la estadía en seco para identificar signos de osmosis, revisar la bocina del eje del motor y pintar el fondo si es necesario.

Además, con este mantenimiento en seco evitarás la fuerza de arrastre excesiva, algo fundamental para que los barcos que participan en regatas resulten competitivos.

Mantenimiento de la embarcación: usos de las bridas de acero inoxidable

Las bridas de acero inoxidable resultan muy útiles para mantener el orden en el barco ya que pueden emplearse en todo tipo de arreglos.

Las bridas de plástico, aunque sean de nylon, no se recomiendan para el exterior puesto que los rayos UVA acaban quemándolas y fracturándolas. Sí pueden emplearse en el interior para sujetar los cables de la instalación eléctrica.

Las bridas de acero inoxidable aseguran un agarre óptimo sin miedo a roturas o que acabe estropeándose por el salitre o el sol. Son muy prácticas para sujetar los cables eléctricos que salen desde el púlpito a las luces de proa, la antena del GPS u otras instalaciones.

Otro elemento que puede resultarte de mucha utilidad son los organizadores de cables, perfectos para que todos estén recogidos y en buenas condiciones de un año para otro.

Revisiones y seguridad

Mantener un barco cuesta un 10 % de su precio al incluirse en este concepto las revisiones y reparaciones. No obstante, es una parada obligatoria para todo propietario ya que de ello depende no solo la vida útil del barco, sino la propia seguridad de la tripulación.

Entre las revisiones más habituales están la del motor, el cambio de aceite, la comprobación de los filtros, la correa del alternador o la bomba de refrigeración.

Asimismo, hay que llevar a cabo un examen de los elementos no mecánicos: ancla, bengalas, portillos y escotillas. La balsa salvavidas debe enviarse a una estación autorizada para su revisión anual, y si se trata de un velero hay que revisar también las velas, la jarcia y las escotas.

Por último, antes de comenzar la temporada no olvides revisar componentes importantes para la seguridad como los chalecos. Además, si has realizado un mantenimiento más o menos constante durante el invierno te será mucho más sencillo higienizar el interior.

Estos consejos básicos te ayudarán a conseguir un óptimo mantenimiento de las embarcaciones y prevenir posibles daños resultantes del mal uso. Compra ya tus bridas de acero inoxidable y mantén a punto tu nave sin esfuerzo.

imagen

Rate this post


Si continuas navegando por esta web o haces clic en el botón aceptar, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar