Bricolaje: pulseras y collares a base de un aislante de cables

Bricolaje: pulseras y collares a base de un aislante de cables

¿Sabes que puedes utilizar aislantes de cables para hacer pulseras y collares? Si quieres tener una tarde de ocio con tus hijos o necesitas un toque de color para tu creación, echa un vistazo a las ideas que te presentamos a continuación.

Las pulseras y collares hechas con aislante de cables

El aislante de cables suele estar basado en polímeros asépticos, que no producen alergias ni reacciones. Además, suele fabricarse en diferentes colores para poder marcar los cables. Por último, la flexibilidad de los tubos termoretráctiles los hace idóneos para instalarlos en piezas móviles. Este es el motivo por el que resultan tan útiles y divertidos a la hora de hacer pulseras, charms y collares.

¿Quieres conocer algunas ideas para hacer bisutería llamativa con aislante de cables? Te contamos diferentes opciones, para que las adaptes a la edad y destreza del artesano.

Técnicas básicas

Son las mejores si vas a tener una tarde de juegos con tus hijos u organizas una sesión de bisutería en un cumpleaños o fiesta infantil. Nosotros recomendamos el clásico “collar de macarrones”.

Seguro que estás familiarizado con los collares y cuadros de macarrones que suelen hacer los hijos, a muy temprana edad, en el colegio o guardería para el día del padre o de la madre. Los tubos termoretráctiles son cilíndricos, de modo que puedes cortarlos a la medida que necesites.

Además, tienen la ventaja de ser flexibles y de colores. Si quieres pasar un tiempo jugando con tus hijos podéis utilizar esta técnica, que además es perfecta para trabajar la psicomotricidad fina de los pequeños.

Nivel intermedio

Si ya tienes algo de pericia, te proponemos una técnica algo más compleja. Un tubo termoretráctil se caracteriza por contraerse con el calor. De modo que puedes crear charms de plástico introduciendo objetos dentro de la funda y calentándola posteriormente. El proceso es el siguiente:

1. Introduce el cordón del collar o pulsera en el tubo.

2. Luego introduce la pieza que servirá de base para el charm. Puede ser un objeto sin valor (una piedra, un plástico…), ya que quedará sellado. De modo que solo te interesa su forma.

3. Por último, aplica calor en la pieza. El tubo se contraerá y adoptará la forma del objeto del interior, creándose un charm de plástico de la forma elegida.

Solo para expertos

Si sabes hacer trenzas, este tipo de funda de macarrón te permitirá hacer collares muy interesantes o pulseras llamativas. Para ello basta con que trences la funda:

– Con la funda en su estado natural. En este caso necesitarás un tubo fino y obtendrás una tira flexible y acolchada.

– Con la funda comprimida. En este caso obtendrás una pieza más sólida. Puedes introducir un cable o cuerda en el tubo antes de comprimirlo.

Si antes de calentar la funda metes en ella un alambre, conseguirás que la pieza sea rígida. Además, podrás pelar alguna zona de la pulsera o collar para dejar al descubierto el brillo del alambre.

Como ves, las fundas termorretráctiles dan mucho juego a la hora de hacer pulseras y collares. Si quieres comprar algunas piezas para hacer manualidades, no dudes en visitar nuestra tienda.

imagen

Rate this post


Si continuas navegando por esta web o haces clic en el botón aceptar, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar